Tecnología y Discapacidad, Mejorando la Autonomía Personal

En este post me salgo de la temática más habitual de mi blog que es el desarrollo de componentes web y móviles accesibles para hablaros de tecnología y discapacidad y de la mejora de la autonomía personal.

La autonomía personal es una cuestión que todas las personas con discapacidad perseguimos obtener pero, además, es un aspecto que se va viendo limitado a medida que cumplimos años y que es importante no perder de vista. En este sentido, la domótica está suponiendo una auténtica revolución en la mejora de la autonomía personal.

La domótica es la disciplina tecnológica que trata de sistemas de aparatos interconectados en una casa, comercio, etc con el fin de automatizar tareas que tradicionalmente se han estado haciendo a mano; actualmente la domótica es sinónimo de calidad y confort en una casa, pudiendo encontrar desde termostatos hasta motores de persianas, pasando por bombillas, enchufes o detectores de fugas de agua.

Cuando entramos en el mundo de la discapacidad, los aspectos como el confort y la comodidad se convierten en cuestiones imprescindibles para la autonomía personal. Así, un termostato que disponga de una aplicación móvil que permita controlarlo desde ella tanto dentro como fuera de casa, para unas personas será lujo y pura eficiencia energética, mientras que para una persona ciega, también será su única manera de poder interactuar con ese aparato para comprobar la temperatura de su casa y controlar la calefacción. Podemos tomar cualquier circunstancia como ejemplo: unas persianas motorizadas que se manejen desde una centralita domótica mejorarán la eficiencia energética, pero será la solución que necesitará una persona que no pueda usar sus manos.

La cantidad de soluciones domóticas es enorme y crece casi diariamente, y aún va a crecer más con la implantación del 5G y la extensión del “Internet de las Cosas”, IoT del inglés Internet of Things, de modo que resulta inabarcable realizar la evaluación de accesibilidad de todas las alternativas que podemos encontrar en el mercado. En este artículo por tanto, os presentaré una serie de productos tecnológicos que he probado en primera persona y que han mejorado y mucho mi autonomía personal; en contadas excepciones extrapolaré mi experiencia de usuario a otras soluciones que, sin haberlas probado empíricamente, puede esperarse de ellos un comportamiento igual o similar.

Televisores

Los televisores LG con sistema operativo WebOS 3.5 o superior me supusieron una grata sorpresa ya que cuentan con opciones de accesibilidad entre las que destaca un lector de pantalla con la voz de la antigua SIRI. Este lector de pantalla puede activarse buscando la opción “Guía de voz” o “Navegación por voz”. Dependiendo de la versión del sistema operativo, las opciones de accesibilidad se encontrarán en un menú u otro.

Smart TV Box

Las Smart TV Box son unos dispositivos de tamaño reducido que conectaremos a nuestra TV por medio de un cable HDMI; éstos, a su vez, estarán conectados a internet ya sea por cable o por WiFi. Si alguien tiene una TV que carece de conexión a internet y por tanto no cuenta con aplicaciones como la de Netflix, una Smart TV Box es una buena solución. No obstante, en mi caso tengo dos Smart TV y también dos Smart TV Box, un Fire TV Stick 4K y un Apple TV 4K. En el caso del Fire TV Stick de Amazon, su accesibilidad es razonable, aunque no para lanzar cohetes… el lector de pantalla integrado y que se llama “Voice View” solamente resultó funcional en las app’s propias de Amazon como Prime Video; la app de Netflix, por ejemplo, no es accesible; por contra, que en los televisores LG y el Apple TV 4K sí. En mi caso, además, me hice con un Apple TV 4K debido a que hace las veces de centralita domótica de los aparatos que tengo en mi casa, con lo que puedo acceder a ellos desde cualquier lugar.

Altavoces Inteligentes

Los altavoces inteligentes o smart speakers Han supuesto toda una revolución, aunque no tanto por los dispositivos en sí, sino porque acercan sus asistentes de voz al uso cotidiano. SIRI de Apple, Alexa de Amazon y Google Assistant de Google son quienes realmente hacen que los altavoces inteligentes sean eso, inteligentes. En el caso de Apple el altavoz es el “HomePod” que es el más caro con mucha diferencia y al igual que el Apple TV 4K, se convierte en la centralita domótica de nuestra casa.

En Amazon, por su parte, los altavoces inteligentes se llaman ECHO y hay varios modelos. Yo tengo un ECHO DOT que es la opción más recomendable de todas si queremos ir metiéndonos en el mundo de la domótica y de los altavoces inteligentes puesto que es el más asequible.

Por último tenemos el Google Home que cuenta con dos versiones.

Cine en Casa

Hace un par de años me di un capricho y me compré la barra de sonido LG SK10Y, que era la barra tope de gama en 2018. Compatible con Dolby ATMOS, junto con los altavoces traseros inalámbricos SPK8 el sonido es impresionante. Al igual que los TV LG, su accesibilidad también es francamente buena, aunque en esta ocasión esta viene de la mano de la aplicación de configuración y control de la barra de sonido LG WiFi Speaker.

Esta aplicación permite configurar por primera vez la barra de sonido y una vez se haya instalado, pueden manejarse todos los ajustes de manera accesible usando las tecnologías de apoyo de nuestro dispositivo móvil. Además, es compatible con Google Home.

Enchufes

Comprar enchufes domóticos es una de las primeras cosas que se hace cuando queremos introducirnos en el mundo de las automatizaciones puesto que son dispositivos muy sencillos de utilizar; simplemente hay que conectarlos a un enchufe normal de nuestra casa para, posteriormente, conectar a ellos cualquier aparato. Yo tengo tres enchufes y una regleta. Las marcas de estos dispositivos son “Elgato” y “Koogeek”, ambas compatibles con el universo domótico HomeKit de Apple y en el caso de Kogeek, también con Alexa y Google Home.

Como todas las marcas que fabrican aparatos domóticos, cuentan con su propia aplicación móvil desde la que se pueden controlar sus dispositivos. La app de “Elgato” y que se llama “EVE”, es bastante más accesible que la de Koogeek; no obstante, al ser compatibles con HomeKit de Apple, todos los dispositivos pueden controlarse desde la aplicación “Casa” de un iPhone, por ejemplo.

Termostatos

Algo tan habitual como un termostato puede presentar barreras de accesibilidad para diferentes personas: personas ciegas o con baja visión no pueden conocer la temperatura, personas con movilidad reducida no pueden acceder a ellos por su hubicación…

Afortunadamente, hay un gran número de termostatos domóticos que pueden ser controlados desde un dispositivo móvil tanto dentro como fuera de casa. En mi caso opté por el Liric T6 Termostat de Honeywell porque Honeywell es una muy buena marca de termostatos y dispositivos relacionados con calefacción y porque su app móvil presenta un alto grado de accesibilidad. Además, al ser compatible con HomeKit de Apple, Alexa y Google Home, puedo crear automatizaciones con el resto de dispositivos de estos ecosistemas domóticos.

Raspberry Pi

Podemos decir que una Raspberry Pi es un ordenador de pequeño tamaño, aproximadamente de las dimensiones de una mano con prestaciones un tanto limitadas, pero más que suficientes para su cometido.

¿Y cual es este cometido? En el caso que nos ocupa, la Raspberry se encargará de albergar y ejecutar un servidor llamado “Homebridge” cuya función es la de “convertir” en compatibles con HomeKit de Apple, dispositivos que no lo son. Esto que a priori pudiera parecer menor, resulta muy interesante en el plano económico y en la cantidad de dispositivos y plugins a los que tendremos acceso.

Su configuración no es apta para todos los públicos, aunque tampoco es excesivamente complicada… aunque sí requiere estar familiarizado con terminales de comandos Linux.

En cuanto a la accesibilidad, comentar que la Raspberry Pi ejecuta un sistema operativo llamado Raspberry Pi OS (previamente Raspbian) basado en Linux incorporando en sus últimas versiones el lector de pantalla Orca. Orca se ejecuta de manera exasperantemente lenta, por lo que yo obvié la configuración utilizando el entorno visual y lo hice todo mediante terminal de comandos desde un PC. Por último, cabe destacar que el proceso de instalación del sistema operativo no es accesible, por lo que es recomendable comprar una Raspberry Pi que lo traiga preinstalado.

Comparte esta entrada:

Deja un comentario